En polizaplus sabemos que en casi toda España, las rotondas parecen “estar de moda”, pero más que tratarse de una movida en particular, de lo que se tratan es de crearlas con el fin de poder disminuir la velocidad con la que circulan tanto coches como motocicletas.

Rotondas y Motos, ¡cuidado!

Pero ¿Qué sucede con ello? El peligro es que para muchos coches y motocicletas resulta un poco complejo el afrontar una rotonda de forma segura.

Si viajas en moto de forma habitual, debes conocer cómo tienes que afrontar un rotonda con el fin de eliminar todos los riesgos que existan alrededor.

El concepto

Pero primero, empecemos por el propio concepto de rotonda o glorieta. Se trata de una intersección con forma de anillo desde donde confluyen distintas comunicaciones de circulación, en donde se deja establecido que se debe circular de forma rotatoria alrededor de la isla central.

Sin embargo en la glorieta, la diferencia es que se conectan los dos tramos opuestos por la isla central haciendo que el tráfico pase de una zona a otra sin rodearlo.

Para que no haya conflictos ni malos entendidos existen unos artículos de circulación básicos que hablan sobre ello:

  • Siempre se debe disminuir la velocidad al acercarse a una de ellas
  • Tiene preferencia quien está dentro de la glorieta o de la rotonda.
  • No se puede cambiar de carril cortando la trayectoria del otro vehículo.

Conduce Seguro tu motocicleta o ciclomotor

SEGURO DE MOTO


En base a ello, es que hay que pensar una rotonda como si fuera una carretera de dos carriles, entonces así es lógico que no se puede hacer un cambio de un lado al otro si justo tenemos un vehículo que está pasando por al lado nuestro.

Todo esto se complica cuando vamos en motocicleta ya que el peligro es mayor. Una motocicleta ocupa menos espacio en general en un carril con lo cual, existe un peligro mayor de que haya un acercamiento por parte de los coches alrededor, con lo cual hay que estar muy alerta en todo momento, fundamentalmente con las ruedas, ya que al dar la vuelta, debemos inclinarnos un poco y por ende puede que estas se deslicen provocando así una caída que en una rotonda podría llegar a ser muy problemática en general.

Por otro lado, hay que prestar mucha atención antes de entrar en una rotonda ya que hay veces que no está bien iluminada y no podemos ver si hay algún otro coche que esté circulando.

Lo mejor siempre es poder circular por la zona de la parte divisoria de los dos carriles ya que no está tan sucia ni empedrada, algo que podría traernos alguna complicación de resbalarnos si no estamos bien atentos.

También ten en cuenta que cuando la rotonda está en una zona muy cercana a una gasolinera entonces suele haber en el suelo algún tipo de derrame propio de un exceso de carga de un coche. Esto lo verás por las manchas y el propio olor del asfalto con lo cual habrá marcas y grietas que podrían ser trampas para hacernos resbalar y caer de la motocicleta.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad. Si lo deseas puedes compartirlo en nuestra comunidad de Facebook. ¡Estás invitado!